5 factores clave para el éxito de cualquier página web

Existen muchos tipos de páginas webs, desde sitios corporativos hasta blogs, pasando por webs de comercio electrónicos, redes sociales, noticias, entretenimiento, herramientas de todo tipo, etc., y cada tipo de página tiene sus propias peculiaridades y necesidades, además de los aspectos relacionados con la propia idiosincrasia de la página.

Evidentemente escoger solo cinco factores para asegurar el éxito de cualquier site es cuanto menos insuficiente, pero si podemos asegurar que existen al menos cinco factores comunes a todas las páginas web sin los cuales será muy complicado, por no decir imposible, alcanzar un mínimo de calidad que nos permita disponer de un site de éxito.

Checklist exito web

Y estos cinco factores son

1. Objetivo

Es tan básico que he estado a punto de no incluirlo en este artículo por obvio, para que una página web funcione su objetivo debe estar claramente identificado y definido. Y aunque no sea el objeto de este artículo, es importante tener claro que un objetivo debe ser:

  1. Medible y acotado en el tiempo. Debemos de ser capaces de valorar objetivamente si hemos alzado o no el objetivo en el plazo definido.
  2. Realista y alcanzable. Pues un objetivo no alcanzable no conseguirá más que desmotivarnos. Para satisfacer esta característica es importante conocer nuestra situación actual y nuestras capacidades.
  3. Consensuado. Entre las personas que participarán del mismo. No es un buen punto de partida comenzar un proyecto con personas que no creen en él.

No tener un objetivo definido es como comenzar un viaje sin saber a dónde queremos ir, lo cual no es malo si queremos llegar a cualquier lugar, pero en un proyecto web no suele ser lo habitual.

2. Analítica

Seguro que estarás cansado de leerlo pero es tan básico e importante que no puedo dejar de recordarlo: lo que no se puede medir no se puede mejorar.

Sin las herramientas de análisis adecuadas no sabremos qué está ocurriendo en nuestra web, seremos incapaces de definir objetivos cuantitativos, y si los definimos no tendremos forma de saber en que medida los hemos alcanzado (o no).

Preguntas tan sencillas cómo: ¿cuántos usuarios nos visita? ¿está siendo atractiva la nueva funcionalidad que hemos implementado? ¿de dónde vienen nuestros usuarios? ¿está funcionando la campaña de ads en la que hemos invertido 200€?

Y si seguimos hablando de viajes e imaginemos que somos un piloto de avión, sería como pilotar un Air Bus 380 sin su cuadro de mandos: ¿qué rumbo llevamos? ¿a qué altura estamos? ¿en qué coordenadas nos encontramos? ¿cuál es nuestra velocidad de crucero? Simplemente impensable, con suerte encontraríamos alguna pista sobre la que aterrizar.

3. Velocidad

Reconozcamoslo, no nos gusta esperar, cuando queremos algo lo queremos ya. La velocidad de carga es el primer factor que percibimos al acceder a una página web y si no es buena puede arruinar completamente la experiencia de usuario.

Salvo que el usuario esté obligado a utilizar tu site porque no tiene otra opción, situación muy poco habitual, navegar por una web lenta suele acabar con un usuario frustrado abandonando el sitio y buscando una alternativa que satisfaga sus necesidades.

4. Mobile First

Y como disponemos de estadísticas y podemos analizarlas no tardaremos en percatarnos de que el móvil es el rey, es el dispositivo  más utilizado para acceder a internet, y este porcentaje sigue creciendo, así que demosle la importancia que se merece.

Desde el momento que planificamos desarrollar un sitio hagámoslo teniendo muy presente este dato e invirtamos más tiempo en la versión móvil, aprovechemos sus ventajas como la localización o las acciones táctiles y trabajemos para compensar sus inconvenientes como pueden ser la resolución de pantalla o el ancho de banda en función de la cobertura.

Lo que no podemos hacer bajo ninguna circunstancia es obviar el móvil y centrar toda nuestra atención en la versión desktop.

5. Renovarse o morir

Esto es una máxima que aplica prácticamente a todo en esta vida. Estamos en un mundo en el que los cambios cada vez se suceden con más velocidad, y dónde lo que se queda estático acaba siendo olvidado.

En infinidad de ocasiones he escuchado la frase “si algo funciona no lo toques”, y es posible que sea cierto en determinados aspectos o situaciones de la vida, pero no cuando hablamos de tecnología o servicio al cliente.

Si no acompañamos los cambios del entorno nos quedaremos obsoletos, si no mejoramos nuestro servicio la competencia nos adelantará por la derecha, si no ofreces algo nuevo tu cliente se aburrirá.

No es necesario que seamos early adopters, pero si debemos actualizarnos al menos a la misma velocidad que el entorno en el que nos encontramos.

¿Y tú que opinas?

Cómo es evidente y he comentado en la introducción, 5 factores no son ni de lejos suficientes para garantizar el éxito de una página web. En cambio si podemos afirmar que sin estos cinco factores ninguna web será referente en su sector. Yo ya he escogido los míos, ¿y tú que opinas? ¿te atreverías a escoger tus 5 factores? ¿añadirías alguno a los que propongo?

 

Contenido relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *